Saltar al contenido

Competencia analítica

18/08/2019
Competencia analítica

1.- Definición

Analizar es descubrir mentiras, confusiones y generalizaciones, sopesar ideas, comparar y contrastar afirmaciones.

El pensamiento analítico es el proceso metódico que permite desglosar problemas complejos en componentes simples y manejables para resolver problemas de manera rápida y efectiva.

La capacidad de análisis implica al proceso de recopilación de información, identificar y comparar patrones de datos para llegar a soluciones adecuadas.

2.- Proceso del pensamiento analítico

  1. Recopilar información: La base del pensamiento analítico es la búsqueda de información veraz sobre el tema que estamos tratando. ¿Qué quieres saber?, ¿para qué lo quieres saber? y ¿cuál es el objetivo que pretendes lograr con esa información? Cuanta más información recopiles más fiables serán tus conclusiones.
  2. Identificar patrones: Debes identificar la forma y la traza que tienen estos datos, la historia que hay detrás de los mismos, es decir, debes preguntarte qué relato hay detrás de estos datos. ¿Cómo se repiten estos datos?, ¿qué relaciones de causa-efecto existen?, ¿qué datos son los relevantes? y ¿en qué se parecen estos datos a los que ya conozco?
  3. Organizar la información: Es el momento de tomar decisiones respecto a qué hacer con esa información, cómo debes organizarla para que te sea útil. ¿Cómo se pueden agrupar los datos?, ¿cómo puedo separarlos para manejarlos mejor?, ¿qué datos de los que he visto son los relevantes? y ¿en qué se diferencian estos datos de lo que ya conozco?
  4. Encontrar soluciones: El pensamiento analítico está orientado hacia la solución de problemas. Gracias a los pasos anteriores podremos inferir una norma general que explica los datos o una consecuencia concreta de los mismos. ¿Qué implicaciones tienen los datos?, ¿cómo puedo utilizarlos para mi objetivo? y ¿qué conclusiones puedo sacar?

3.- Reglas del pensamiento analítico

  • Toma de decisiones: Tomar decisiones que pongan el mismo énfasis en todas las partes, es decir, que satisfagan a todas las necesidades involucradas.
  • Conceptual: Implica proyectar el pensamiento a largo plazo y hacer predicciones lo más precisas posibles.
  • Objetivo: Califica objetivamente todos los comentarios, preocupaciones, intenciones u opiniones que se expresan, en lugar de juzgarlos.
  • Intuitivo: Está relacionado con la inteligencia visual, que nos permite tomar decisiones rápidamente sin pararse en cada elemento.
  • Pensamiento global: El pensamiento analítico usa todas las capacidades posibles para evaluar todos los aspectos de un problema desde el principio hasta el final, desde la identificación hasta la resolución.
  • Potencial: Integra los datos actuales en posibilidades futuras y anticipa los problemas.
  • Teórico: Identifica esos problemas futuros y formula los pasos para corregirlos antes de que aparezcan.
  • Sentido común: El pensamiento analítico utiliza el conocimiento informal que no se ha evaluado formalmente.

4.- Enemigos del pensamiento analítico

  • Egocentrismo: Es la tendencia a ver todo en relación con uno mismo o de considerar solo tus propios intereses.
  • Pensamiento grupal: Puede ser una barrera cuando el grupo no está dispuesto a cuestionar sus propias creencias o a criticar aspectos esenciales de la comunidad.
  • Condicionamiento social: Son los estereotipos y suposiciones injustificadas que no requieren análisis de los hechos.
  • Rutina: Es fácil caer en la rutina que te ayuda a olvidar el cómo responder a nuevas situaciones e incluso a huir de éstas.

5.- Reflexiones

La resolución del problema es, por lo tanto, la consecuencia lógica de los pasos anteriores, del análisis que hayas hecho de los datos.

A su vez, el análisis de los datos dependerá de cómo hayas organizado éstos y de los patrones que hayas identificado en la presentación y secuenciación de los mismos.

Por supuesto, si te falta algún dato, todo el proceso se ve imposibilitado para avanzar correctamente.

La información puede adquirir una nueva perspectiva a medida que ahondamos en un problema. Es decir, el pensamiento analítico no es lineal, sino que se trata de un proceso circular, cuyos pasos vuelven sobre sí mismos hasta dar con la solución.

Aunque está de moda glorificar las bondades del pensamiento creativo, que es muy interesante y que puede resultarnos muy útil, no debes olvidar que el pensamiento analítico es el que te permite saber cuándo te están engañando o cuándo una información te es útil o no.

El pensamiento creativo es imprescindible y debes aprender a respetar tus sentimientos y emociones, pero no rechaces la importancia del pensamiento analítico, ya que ambos procesos de pensamiento son complementarios.

Incluso las personas ambiciosas precisan del equilibrio entre el pensamiento analítico y el emocional.

El pensamiento creativo, lúdico y emocional es complementario del analítico que es el que dirige nuestras decisiones profesionales. De la misma manera, en la vida personal, las decisiones emocionales y lúdicas deben complementarse con el análisis intelectual.

El razonamiento analítico puede llevarnos a conclusiones emocionales y viceversa; el pensamiento creativo puede llevarnos a conclusiones analíticas.

Las personas reciben y recogen la información que es relevante y buscan patrones en ellos.

El pensamiento analítico funciona de manera secuencial (no lineal), por lo que, si no eres capaz de superar uno de los pasos del proceso te quedas atascado en esa etapa, y es imposible (o muy complicado) pasar a la siguiente.

Éste es uno de los motivos por los que, en ocasiones, nos cuesta tanto llegar a conclusiones racionales y acabamos prefiriendo las soluciones emocionales y creativas.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar