Saltar al contenido

Comunicación 2.0 y redes sociales

10/05/2020
Comunicación 2.0 y redes sociales

Conoce diferentes teorías de la información y la comunicación para sentar unas bases sólidas que te permitan entender el paradigma de la comunicación 2.0 y el entorno digital actual. Analiza los distintos lenguajes que se emplean en las distintas redes sociales para aprender a desarrollar un mensaje claro y conciso que te represente.

1.- ¿Hay algo más importante que la comunicación?

¿Hay algo más importante que la comunicación? Este fue el lema elegido por un grupo mediático en nuestro país, hace ya algunos años para lanzar su propia campaña de publicidad. Más allá del marketing, más allá de los intereses y el debate que pueda suscitar detrás, nos gusta esta pregunta. ¿Para qué? Pues para adentrarnos de lleno en este módulo de comunicación 2.0 y redes sociales, para adentrarnos de lleno en el apasionante mundo de la comunicación, para conocer la revolución que ha experimentado en las últimas décadas, en un mundo globalizado, en la convergencia de la sociedad de la información y una revolución tecnológica sin precedentes.

Los cambios han sido tan rápidos, a un ritmo tan vertiginoso, que no solo nos exigen atención, sino una tremenda capacidad de aprendizaje continuo para adaptarnos a los nuevos usos y lenguajes que presenta la comunicación digital.

Hay cantidad de libros, compendios y bibliografía al respecto, pero es verdad que nosotros mismos, en nuestra vida cotidiana, en nuestro día a día, nos percatamos de que no nos comunicamos como antes, no accedemos a la información y no consumimos información como lo hacíamos décadas atrás. ¿Por qué? Porque contamos con procedimientos, con dispositivos y con plataformas que eran inexistentes, que no tenían cabida hace unos años. Quién nos iba a decir hace 15 ó 20 años, que hoy en día, acabaríamos eligiendo un restaurante por la aplicación de nuestro teléfono móvil, o que íbamos a sentarnos a ver el partido de fútbol o nuestro programa preferido con el iPad, con un teléfono, comentando esa mejor jugada o la mejor entrevista con nuestros amigos y nuestros seguidores en las redes sociales.

La comunicación ha experimentado una auténtica revolución y cuanto antes conozcamos los cambios, nos adaptemos a ellos y establezcamos nuevos protocolos de comunicación, mucho mejor, para no quedarnos anquilosados, para no quedarnos atrás.

Cuanto antes nos pongamos las pilas con los nuevos medios y con las redes sociales mucho mejor para entender que, en ellos, el dinamismo y la participación de los usuarios es un factor clave. Para entender que en ellos, antiguas consideraciones estilísticas de brevedad, de concisión o de claridad, vuelven a ser protagonistas.

De todos estos condicionantes y otros muchos más, vamos a hablar en los siguientes vídeos, en los que vamos a analizar los nuevos apellidos que se le otorgan a la comunicación, 2.0 y 3.0 que pasan su filosofía por tres principios básicos: crear comunidad, compartir información y generar conocimiento colectivo. Hablaremos también, de la temida fiebre por las redes sociales y de la imperiosa necesidad de que todos, tanto profesionales, como usuarios a nivel básico, establezcamos una estrategia de comunicación organizada, planificada. ¿Para qué? Para que nuestro mensaje llegue a su público de la forma más eficaz posible y todo ello bajo un principio y un axioma fundamental en la comunicación: contribuir al cuidado y a la defensa de nuestro idioma, de nuestro lenguaje, de la mejor herramienta que tenemos para contribuir a ello, a que este nuevo panorama de la comunicación, no se convierta en motor de la no lengua.

2.-  Las modas cambian. ¿Qué tal te sienta la comunicación 2.0?

La evolución que ha experimentado la disciplina va estrechamente ligada a nuestra historia. A los principales hitos y acontecimientos de nuestra memoria pasada y más reciente y que la mayoría de los casos, llevan aparejado una revolución ya sea del mundo del transporte o de la industria, del mundo militar o las telecomunicaciones.

Así, por ejemplo, la gran prensa de masas surge con la revolución industrial. El auge de la radio como medio de comunicación tiene lugar en un momento especial entre la primera y la segunda Guerra Mundial y el boom de la televisión decenios posteriores, en plena Guerra Fría.

En ese contexto, en la década de los 60, en un mundo enfrentado en bloques, capitalista y comunista, comienza a fraguarse el origen de Internet. En 1969, Estados Unidos crea ARPAnet, una red exclusivamente militar. Lo crea para que, en el hipotético caso de ataque ruso, esa información estratégica, privilegiada, se pueda acceder a ella desde cualquier punto del país. Aquella red fue derivando en otras muchas hasta llegar a convertirse en lo que hoy conocemos como Internet. Pero, no fue hasta la caída del muro de Berlín y la década de los 90 cuando comenzó a popularizarse y a extenderse.

Este repaso tan esquemático, tan reducido y tan angosto por la historia de los medios de comunicación que podemos ampliar con la bibliografía, nos sirve como hilo conductor con el que vamos a ir cosiendo los pasos de la comunicación 1.0 a 2.0.

¿Por qué? Porque esos medios tradicionales que hemos hablado, televisión, prensa, radio y las primeras e incipientes páginas web funcionan con un modelo 1.0, un modelo unidireccional, hay un emisor que lanza un mensaje a un receptor, pero ese receptor es pasivo, es un mero consumidor de contenidos.

Con el auge de Internet, con la revolución tecnológica, con las nuevas plataformas y redes sociales que surgen, entre todos, vamos tejiendo ese modelo 2.0, que está tanto en moda.

¿Ese modelo qué hace? Hay un emisor, lanza un mensaje a un receptor, que ya no es mero consumidor, que no es pasivo, sino que es activo, ahora puede participar y dinámicamente, puede opinar y puede incluso crear contenido, porque cuenta con las plataformas necesarias para ello. Esto hace que el modelo sea bidireccional, que el receptor a la vez se convierta en emisor y, qué hace, que genere contenido, genere conocimiento colectivo, esa es la esencia de la comunicación 2.0.

Ese modelo, esas redes sociales, están de moda. ¿A ti, qué tal te sientan? ¿Eres de los que te desvives por ellas o eres de los que eres completo detractor? Para nosotros, en nuestro caso, preferimos combinar las ambas 1.0 y 2.0, porque entendemos que el modelo actual nos presta dinamismo, nos presta participación y generar conocimiento colectivo y eso nos va a presentar múltiples ventajas, siempre y cuando su uso sea adecuado y se rija a cánones y criterios éticos, que siempre deben imperar en el tratamiento de la información.

3.-  Redes: no navegues sin rumbo

Una vez que conocemos la esencia de la comunicación 2.0, hacemos una parada especial en las redes sociales. Su crecimiento y proliferación han tenido lugar en un tiempo récord si lo tenemos en cuenta con los medios de comunicación tradicionales y lo que tardaron en su día en construir una masa crítica de usuarios. Su avance es imparable y es fácilmente demostrable en cifras lo vemos en la infografía y en la documentación que os hemos facilitado. Hay infinidad de redes pero hemos elegido las más destacadas: Facebook, Twitter y LinkedIn.

Facebook es el rey de las redes sociales. Arrastra miles de millones de usuarios en todo el mundo aunque también hay especialistas que dicen que su crecimiento no va a ser tan vertiginoso en los siguientes años en detrimento de otras redes sociales.

Twitter, la red de microblogging de los 140 caracteres. España ocupa el noveno puesto en el ranking mundial y cada vez se va profesionalizando más. Ahora bien si hablamos de redes y profesión LinkedIn es el protagonista. En España 5 millones de usuarios con especial incidencia de sectores como la comunicación el marketing o la publicidad pero también de los recursos humanos y las relaciones laborales en esa búsqueda de talento y competencias.

Google +, la red social basada en los círculos y con especial incidencia en el sector empresarial en las grandes y potentes empresas. Pero también hay otras redes como Pinterest o como Instagram que no se basan tanto en el texto sino en la innovación en la creatividad, en el poder de la imagen.

Este recorrido muy somero por las redes sociales nos da una idea de la relevancia y de la importancia que tienen. Han irrumpido en nuestras vidas para quedarse y han entrado en la hoja de ruta de entidades de asociaciones de administraciones y de gobierno que echan mano de ellas que necesitan conectarse con el público de manera diferente participativa e interactiva. Especial incidencia han tenido también en el sector de la comunicación donde hemos visto nacer el perfil del community manager, el gestor de la comunidad online que se encarga de definir la estrategia a seguir en las redes sociales de vigilar por los contenidos de calidad de atender las necesidades de los usuarios de dinamizar las cuentas y monitorizar los impactos. En definitiva, de construir una reputación online positiva de su empresa de su idea o de su proyecto.

De este acotamiento y definición del community manager nos gustaría quedarnos con cinco palabras clave. Definir, vigilar, atender, monitorizar y dinamizar. Cinco verbos, cinco acciones esenciales que tenemos que tener en cuenta si queremos que nuestra estrategia en redes sea positiva si queremos contribuir a los principios básicos de crear comunidad compartir información y generar conocimiento colectivo.

¿Quiere decir esto que todos tenemos que ser community manager? Por supuesto que no, pero es verdad y cierto que todos, tanto usuarios a nivel básico como profesionales, tenemos que llevar a cabo una serie de recomendaciones básicas que pasan por un conocimiento adecuado de cada red social y excede al tiempo de este vídeo y de este módulo.

Cada red social es diferente tiene una naturaleza diferente. Las hay verticales temáticas o especializadas las hay horizontales a un público muy genérico. Cada una tiene unos mensajes unos usos y unos públicos diferentes. Una vez que conozcamos cada naturaleza de cada red social tenemos que establecer un objetivo a seguir qué es lo que queremos contar a quién dónde cómo cuándo por qué y qué red social o qué redes van a ser las más idóneas y después construir una estrategia.

En esa estrategia nos va a llevar nuevamente a un esfuerzo mayor y a un tiempo que excede también a este vídeo, pero podemos tener una serie de recomendaciones básicas para no cometer errores que se suelen dar en redes, por ejemplo, el de estar por estar. El poder de las redes es la conversación y conviene participar interactuar con nuestro usuario. Conviene también compartir contenidos organizados, es decir, que haya un orden y un concierto no al tuntún. Velar por la calidad y debernos a nuestro público. Hay que estudiar las franjas horarias más positivas y monitorizar los impactos, y sobre todo recordar definir la estrategia atender a los usuarios velar por la calidad de los contenidos dinamizar las conversaciones y monitorizar es llevar a cabo una estrategia online positiva.

4.-  No te andes por las ramas: sujeto, verbo y predicado

A continuación, vamos a analizar la escritura en Internet.

Cada vez es más frecuente acceder a la red a través de nuevos dispositivos, de smartphone, tabletas, el iPad y eso conlleva un nuevo modelo de lectura. En el papel, en el periódico, seguimos un modelo de lectura lineal, pero en la pantalla seguimos un modelo de lectura en f. Una primera vista, un primer escaneado horizontal, un segundo horizontal más breve y un tercero vertical. ¿Eso a qué nos obliga? Nos obliga a establecer un rediseño de la escritura en internet, a establecer una jerarquización de los contenidos, una selección adecuada de las palabras, a incluir nuevos elementos de diseño para orientar al usuario y que no se pierda por unos textos farragosos y, sobre todo, a utilizar unas consideraciones estilísticas de brevedad y concisión. Dicho de otra manera, a que no nos andemos por las ramas, a ir al grano, a utilizar la fórmula básica: sujeto, verbo, predicado.

Conviene en redes, conviene en blogs, en wikis, en las páginas web, huir de oraciones largas, de frases extensas, subordinadas que se encadenan unas con otras. Conviene huir de contenidos irrelevantes, de pleonasmos, de archiverbalismos. Podemos poner un ejemplo. Hemos oído frecuentemente, en un informativo, “de cara a la tarde habrá precipitaciones en forma de nieve”. En una red social lo resumiríamos: “por la tarde nevará”. Así de sencillo. La selección de las palabras adecuadas en las redes, lleva un tiempo, puede ser una tarea tediosa, un poco farragosa, pero al final va a ser ventajosa y positiva para nosotros, no solo porque nuestro mensaje va a llegar mejor al público, sino porque, además, con palabras descriptivas, vamos a obtener un mejor posicionamiento SEO de nuestro blog o de nuestra página web.

Que utilicemos unas oraciones gramaticales más breves, que utilicemos mayor concisión, no tiene que ir reñido con la calidad, una cosa es adaptarnos a los nuevos usos y otra cosa, contribuir al empobrecimiento del lenguaje. Vemos con especial preocupación, cómo en algunas redes sociales, como es el caso de Twitter, por la restricción de los 140 caracteres, o en algunas plataformas de mensajería instantánea, cómo cada vez se utilizan más abreviaturas, se eliminan acentos o incluso se cometen faltas de ortografía. Ojo, en internet no todo vale. Es compromiso y deber de todos, contribuir a una defensa del lenguaje, a un cuidado de nuestro idioma.

De igual modo que necesitamos cuidar el idioma, debemos prestar también atención a las formas. Repito, en internet no todo vale. Debemos prestar atención al usuario, pero, además, bajo unos cánones y unos criterios de cortesia, de educación y con estas consideraciones de cuidado del lenguaje, de nuevos modelos de escritura y de lectura, con la cortesía y la educación con nuestro usuario, nos vamos despidiendo de este módulo, en el que hemos analizado y viajado de forma muy rápida por los avatares de la comunicación. En los que hemos aprendido, ese apasionante mundo de cambios tecnológicos. Ahora bien, ¿recuerdas aquella pregunta del inicio? ¿Hay algo más importante que la comunicación? Quizás sí, quizás la necesaria e imperiosa necesidad de adaptarnos a estos cambios, de establecer nuevos protocolos, de velar por la calidad, de atender al usuario, de participar, de mantener una actitud ética y contribuir todos a que la comunicación, la nueva comunicación, navegue con buen rumbo.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar