Saltar al contenido

Creación de contenido

12/05/2020
Creación de contenido

Conocerás en detalle todo lo relacionado con la creación de contenido en entornos digitales. Por un lado, identificarás las herramientas más adecuadas para generar contenido según tus objetivos. Por otra parte, descubrirás cuáles son las licencias y permisos relativas a los derechos de autor.

1.- Herramientas ofimáticas

A lo largo de este módulo conoceremos en detalle todo lo relacionado con la creación de contenidos en entornos digitales que se sustenta en identificar, por un lado, cuáles son las herramientas más adecuadas para generar contenidos según nuestros objetivos y, por otro lado, en conocer cuáles son las licencias y permisos relativas a los derechos de autor. ¿Comenzamos?

La evolución de las aplicaciones ofimáticas en la nube ha convertido estas aplicaciones en herramientas de trabajo esenciales por su accesibilidad, su rapidez para editar y su facilidad para el trabajo en equipo. En esta unidad veremos las principales funciones para la gestión y creación de contenido digital en la nube. Y dos de las principales soluciones que están disponibles actualmente: Google Drive y Microsoft Sway.

Google Drive es un servicio de alojamiento que nos permite guardar hasta 15 GB de espacio gratuito de forma segura, así como abrir, compartir archivos desde PC, móvil o Tablet y compatible con dispositivos MAC, Android y iOS. Para empezar a usarlo escribiremos drive.google.com en el navegador, y accederemos a nuestra unidad, donde se guardarán los archivos y carpetas que subamos o sincronicemos. Si queremos crear un documento, hoja de cálculo o una presentación, desde el menú de la izquierda pulsaremos en Nuevo y elegiremos el tipo de archivo que queramos crear. Cuando trabajes con conexión, tus documentos se guardarán a medida que escribes sin necesidad de pulsar Guardar. Para trabajar sin conexión necesitas instalar la aplicación Copia de seguridad y sincronización en tu equipo y activar el acceso sin conexión. Para ello, deberás instalar y habilitar la extensión de Chrome de Documentos de Google sin conexión. Accede a la Configuración de Drive marca la casilla Sincronizar los archivos de Documentos, Hojas de Cálculo, Presentaciones y Dibujos de Google con este ordenador para poder editarlos sin conexión.

Para organizar tus archivos en Drive, puedes crear carpetas que te permitirán encontrarlos y compartirlos con otros usuarios fácilmente. Desde el menú de la izquierda pulsa Nuevo y selecciona Carpeta.

Si lo que quieres es mover un archivo a una carpeta dentro del Drive es tan sencillo como arrástralo directamente hasta la carpeta de destino, bien sea en la ventana principal o en el panel situado a la izquierda. Si queremos subir un archivo o carpeta desde nuestro escritorio, podemos abrir o crear una carpeta, y arrastrarlo allí directamente. Para descargarlo, pulsaremos con el botón derecho y seleccionaremos Descargar.

También podemos subir archivos en carpetas que nos hayan compartido otros usuarios. Ten en cuenta que estos archivos ocuparán espacio en tu Drive. Puedes compartir archivos o carpetas con otros usuarios y controlar los permisos que tendrán sobre esos archivos compartidos. Existen tres tipos de permisos: de edición, para hacer comentarios o solo de visualización. Hazlo pulsando sobre el archivo en cuestión y selecciona Compartir. A continuación, deberás indicar los correos de las personas con las que quieres compartir el archivo y seleccionar los permisos correspondientes para cada una de dichas personas. Para compartir más de un archivo mantendremos pulsada la tecla de mayúsculas y realizaremos la selección. Otra manera de compartir es enviar un enlace a las personas interesadas pulsando en Obtener enlace para compartir. Si queremos copiar un archivo o carpeta, deberemos pulsar sobre él con el botón derecho y seleccionar Hacer una copia.

Para copiar los comentarios de un documento debes abrir el archivo y en el menú pulsar Crear una copia y a continuación marcar la casilla Copiar los comentarios y sugerencias. Google Drive te permite trabajar en tiempo real con otras personas en un mismo archivo. El lector de pantalla te avisa cuando otras personas entran y salen del archivo. Además, puedes añadir comentarios para hacer preguntas, insertar anotaciones, resaltar cambios o chatear con las otras personas.

Admite una amplia gama de formatos para archivos de audio, imagen, vídeo, archivos comprimidos, archivos de Adobe y de Microsoft. Puedes trabajar con archivos de Microsoft Office convirtiéndolos en Documentos, Hojas de Cálculo y Presentaciones de Google.

Para modificar un archivo de Office puedes editarlo con el Modo de compatibilidad con Office (OCM) o convertirlo al formato de Documentos de Google. Para lo que tendrás que pulsar con el botón derecho sobre el archivo de Microsoft, a continuación, Abrir y seleccionar Documentos de Google.

Otra de las muchas herramientas de creación de contenidos es Microsoft Sway, la aplicación web de Office que nos permite crear documentos y presentaciones de manera rápida desde cualquier dispositivo. Podemos utilizarlo para crear y compartir informes interactivos, presentaciones, boletines, artículos, historias personales, etc.

Empezaremos por escribir el guión. El contenido se organiza secuencialmente agregando tarjetas, cada una de ellas con el tipo de contenido que se elija. Sway se encargará de dar formato al documento de manera casi automática. Cuando hayamos finalizado la presentación, la guardaremos en la nube y tendremos la opción de compartirla a través de entornos digitales.

En esta unidad hemos aprendido las principales funcionalidades de Google Drive y cómo podemos trabajar con los archivos de Google sin conexión. También hemos conocido el manejo básico de la herramienta de generación de contenido Microsoft Sway.

2.- Permisos a la hora de utilizar información en Internet

En esta unidad conoceremos en detalle los tipos de roles existentes y los permisos de usuarios que se pueden dar a la hora de crear contenido.

Los diferentes sistemas operativos incorporan herramientas que permiten crear usuarios o grupos de usuarios con distintos permisos con el objetivo de controlar los accesos y establecer configuraciones seguras. Es por ello por lo que a la hora de realizar funciones relacionadas con la creación de contenidos, tenemos distintos accesos que varían según el rol que desempeñemos.

Se entiende por permiso a la posibilidad de ejecutar o no una determinada acción. Estas acciones pueden llevarse a cabo en el sistema operativo de un dispositivo, o en un servidor, como por ejemplo, en una web o intranet corporativa. Los principales permisos que se otorgan a los usuarios son de ejecución, edición o lectura. Por ejemplo, al crear un archivo de texto online, podemos dar permisos de edición a un grupo de usuarios para que puedan colaborar en la creación del contenido del mismo. Y al mismo tiempo, podemos dar permisos de visualización a otros usuarios para que solo puedan ver el documento, pero no editarlo.

A la hora de otorgar permisos, se deben considerar dos conceptos importantes:

Grupo de usuarios. Se puede entender como una agrupación de permisos. La creación de grupos de usuarios facilita la gestión de permisos de un conjunto de usuarios sin tener que hacerlo de manera individual. Propiedad del contenido. El usuario crea un archivo, es el propietario o propietaria de este y, por lo general, tendrá permisos de acceso y modificación, por defecto. El resto de los usuarios tendrá los roles y permisos que el propietario del documento le otorgue.

Veremos a continuación, el concepto de rol. Se entiende como rol a la función que una persona desempeña en un lugar o en una situación. Existen distintos roles implicados en el proceso de creación de contenidos. Dependiendo de si estamos en el contexto de acceso a un sistema operativo, un servidor o un archivo, los roles pueden variar.

Veamos el ejemplo en una página web.

Administrador o administradora. Este rol es el que más permisos suele tener por su condición de administrador. Puede crear nuevos usuarios, añadirles a un grupo y concederles permisos. Además, puede crear, editar, eliminar y visualizar el contenido del trabajo que estemos realizando. Editor o editora y gestor o gestora. Es el rol es encargado de gestionar el contenido por lo que tiene permisos para poder editar, eliminar, publicar y supervisar el contenido. Colaborador o colaboradora. Este rol tiene permisos para la creación de contenido pero bajo la supervisión de un usuario que gestione y tenga el poder para validar y publicar ese contenido. Usuario o usuaria. A este rol solo se le permite visualizar contenidos publicados. Suscriptor o suscriptora. Es la persona que puede suscribirse para estar al día del contenido que se publica.

Una buena configuración de permisos y roles puede evitar que alguien con no muy buenas intenciones realice modificaciones sobre nuestros contenidos o acceda a más información de la debida.

En esta unidad hemos aprendido los diferentes tipos de permisos que se pueden asignar a un rol de usuario y lo importante que es que tener una configuración de permisos controlada para crear contenidos de manera segura.

3.- Conocimientos de los formatos de archivos

Conocer el formato de los archivos con los que podemos crear contenido es fundamental, principalmente, por dos razones: por un lado, para saber cómo gestionar y almacenar la información en los sistemas operativos de nuestros dispositivos y por otro, para mantener la seguridad de nuestros sistemas. En esta unidad veremos cuáles son los principales tipos de formatos, y cómo identificar extensiones de archivos peligrosos que pueden comprometer la seguridad de nuestro equipo.

Un formato de archivo es un estándar que define la forma en que se codifica, se organiza y se clasifica la información en un fichero informático. Dependiendo del uso que vayamos a hacer con los datos, nos convendrá guardarlos en un formato u otro. Debemos tener en cuenta que cada formato tiene sus propias características que influyen, entre otras en: los archivos ocupan mucho espacio, sobre todo los archivos multimedia, por lo que se utilizan métodos de compresión para ahorrar espacio. Sin embargo, al descomprimir el archivo se pierde calidad y esta pérdida es mayor cuanto mayor es el grado de compresión.

Características del formato. Este aspecto se refiere a que, en función de los métodos de compresión utilizados, cada formato tiene unas características diferentes en cuanto al manejo de los datos, por ejemplo en formatos gráficos el color, fondo transparente, animación, etc. son tratados de forma diferente según cada formato. Hay que analizar cuáles son las características que más nos interesan en cada caso a la hora de elegir el formato.

Compatibilidad. Hasta el momento no existe un formato estándar para cada uno de los diferentes tipos de archivos que existen. Cada fabricante de software suele crear su propio formato pero por lo general, las aplicaciones admiten trabajar con formatos diferentes al suyo, pero esta compatibilidad no es total. Por lo que es recomendable chequear con qué formatos pueden trabajar las aplicaciones que vayamos a utilizar.

Hay una amplia variedad de formatos para los diversos tipos de archivos que existen: texto, imagen, audio, vídeo, archivos comprimidos y ejecutables. A cada tipo de formato le corresponde un tipo de archivo, aunque, un mismo tipo de archivo puede codificarse en diferentes formatos.

La extensión de un archivo son las últimas letras con las que acaba el nombre del archivo y van siempre detrás de un punto. La función de la extensión es poder identificar el tipo de archivo. A continuación, veremos algunos de los más frecuentes.

Entre los archivos de texto podemos diferenciar los de texto plano, que carecen de formato tipográfico, .txt, que son muy ligeros y simples, y los de archivo de texto con formato, que incluyen características tipográficas y pueden llevar imágenes. Los más usados son los .doc de Microsoft Word, o los .pdf, que es un formato de Adobe que se ha convertido en estándar para el intercambio de documentos. La extensión .pages es el formato del procesador de texto de Apple que se puede convertir fácilmente a .doc y viceversa. Las páginas de Internet se guardan en formato HTML y HTM.

Existen numerosos formatos de archivos de imagen vamos a ver tres de los más utilizados. .jpg es el formato más utilizado en fotografía digital ya que es uno de los que mejor comprime la imagen, consiguiendo reducir mucho el tamaño del archivo. Además da opción a elegir diferentes niveles de comprensión. .gif es un formato muy usado en Internet porque ocupa poco espacio, pierde poca calidad al descomprimirlo, y además permite mostrar áreas transparentes y realizar gráficos animados. .png es un formato que incorpora una paleta de millones de colores y permite comprimir de manera óptima.

En referencia a los formatos de archivo de sonido, existen una amplia gama desde el .mp3 que revolucionó la música a los populares .flag o . alac que ofrecen una tasa de compresión alta sin pérdida de calidad. Sin olvidar a MIDI que atiende a un protocolo de comunicación serial estándar que permite a ordenadores y dispositivos musicales electrónicos comunicarse y compartir información para generar sonidos.

Si hablamos de formatos de archivo de vídeo, debemos tener en cuenta la calidad que estamos buscando. .avi es uno de los más conocidos y utilizados. .mpg es un formato de vídeo con buena calidad en la comprensión. Existen varios tipos siendo MPG-4 el de mayor calidad, y también conocido como MP4. .mov es un estándar de alta calidad desarrollado por Apple que funciona tanto en macOS como en Windows.

Un ejecutable es un archivo que contiene instrucciones que debe interpretar un programa permitiéndonos instalar, arrancar programas o ejecutar aplicaciones. En macOS hay tres tipos de archivos instaladores: .dmg, .iso y .pkg. En Windows los archivos ejecutables más comunes son: .exe, .bin, .bat y .com. Debemos tener especial cuidado con este tipo de archivos ya que pueden ser un medio de distribución de virus y software malicioso. Algunas de las extensiones más frecuentes para propagar virus y programas maliciosos son: .doc, .exe, .src, .au3, .jpg, .class. Antes de descargar un archivo, es importante que estemos seguros de que procede de un sitio de confianza y que también, tengamos activado un antivirus para que lo analice y nos confirme que está libre de virus. La protección de tus dispositivos depende, en parte, del acceso que hagas a contenido de sitios seguros.

En esta unidad hemos aprendido a cómo identificar el formato de un archivo a partir de su extensión. Hemos hablado de los principales formatos de vídeo, audio, imagen y texto y recordándote la importancia de que trabajes con archivos procedentes de sitios seguros, mantengas tu antivirus actualizado y activado con el fin de evitar los accesos indeseados en tu ordenador.

4.- Retoque básico de imágenes

Los entornos digitales han contribuido a que cada día la imagen cobre mayor importancia tanto a nivel profesional como particular. Los programas de retoque fotográfico nos ayudan a hacer que los archivos de imágenes con los que trabajamos tengan una calidad profesional y sean atractivos, a través de procesos sencillos y rápidos. En esta unidad veremos en qué consiste la técnica del retoque fotográfico y repasaremos algunos conceptos básicos. Finalmente, comentaremos algunos de los principales programas que podemos utilizar.

El retoque fotográfico es una técnica de post-producción que nos permite modificar una imagen para mejorar su calidad, darle más realismo o crear una composición totalmente distinta. Para ello, se utilizan programas que nos permiten aplicar distintas técnicas de retoque aplicando filtros. El primer paso para lograr una buena foto es conseguir una exposición correcta. En fotografía se llama exposición a la cantidad de luz que recibe el sensor de una cámara. Con el retoque de la exposición podemos corregir estas desviaciones elevando y disminuyendo este parámetro.

El ajuste del brillo nos permite aumentar o disminuir la luminosidad total de una imagen. Mientras que el contraste ajusta la diferencia entre los colores más claros y los más oscuros. El ajuste del brillo nos permite solucionar problemas de iluminación. El tono se refiere al matiz del color, mientras que la saturación se refiere a la intensidad del color. Los ajustes nos permiten corregir imágenes con exceso o falta de color, o cambiar un tinte de color que no sea correcto.

Las capas son un elemento fundamental en el retoque fotográfico por su gran versatilidad. Una capa es como como una hoja transparente que podemos colocar sobre nuestra imagen. Cada una es un elemento independiente que se puede apilar sobre otras capas, mover y ajustar por separado con sus propios filtros. Si el problema lo tenemos en el encuadre de la fotografía, podemos mover, rotar o recortar la imagen hasta ajustar los elementos que queremos que aparezcan.

El programa más utilizado en el retoque fotográfico es Adobe Photoshop, utilizado también en diseño gráfico, diseño web, edición digital y en cualquier actividad que requiera tratamiento de imágenes. Es de pago pero puedes disfrutar de ediciones de prueba gratuitas. Windows dispone también de una aplicación para fotografías predeterminada fácil de usar. Por su parte, Apple tiene una aplicación de fotos similar para los sistemas macOS que nos permiten organizar nuestras fotografías, editarlas fácilmente y compartirlas en redes sociales. Como alternativas gratuitas al retoque de imágenes destacamos GIMP que ofrece una potente capacidad de manejar capas, filtros, ajustes de color, herramientas para dibujo o pintura, etc. Y Photoscape, una herramienta fácil y sencilla que permite corregir y mejorar tus fotos rápidamente. Ambas compatibles con el Sistema operativo Windows y Mac OS.

Recuerda que los archivos de imágenes pueden guardar con la opción de editable y/o como formato habitual de imágenes, jpg, png, tif, bmp, svg, etc.

Otras herramientas interesantes son:

Awsome Screenshot. Es una extensión para el navegador que permite grabar la pantalla como vídeo. Captura la pantalla con diferentes tamaños y permite, anotar y difuminar información sensible. Thinglink nos permite subir una imagen y añadir pequeños iconos interactivos donde podemos añadir enlaces. Skitch permite marcar imágenes y PDFs con anotaciones, subrayados, flechas, etc. FotoJet está dirigido al diseño de tarjetas y collages desde cero o empleando su biblioteca de plantillas. Como una de las herramientas web gratuitas más conocidas para generar contenidos, destacamos Canva, que disponen de una amplia base de imágenes y plantillas, que permite fácilmente diseñar portadas, infografías, póster y todo tipo de diseños. Infogram es similar a Canva pero centrada en las infografías y la visualización de datos a través de gráficos.

En esta unidad hemos aprendido en qué consiste el retoque fotográfico, cuáles son los principales filtros que podemos utilizar, para qué sirven las capas y hemos visto algunos de los programas más utilizados tanto para producción de vídeo a través de capturas de pantalla, herramientas web para crear infografías.

5.- Derechos de autor y licencias

La propiedad intelectual, donde se incluye el derecho de autor, es un elemento fundamental para proteger la actividad creativa, permitiendo que los autores estén protegidos ante usos no autorizados de sus creaciones. En esta unidad veremos cómo el derecho de autor ayuda a proteger la propiedad intelectual y qué tipos de licencia de uso existen.

El derecho de autor es un conjunto de normas y principios jurídicos que protegen los derechos morales y de explotación que la ley concede a los autores por la creación de una obra literaria, artística, musical, científica o didáctica. El registro de la propiedad intelectual sirve como prueba de autoría, estableciendo un vínculo absoluto entre el autor, su obra y la fecha autenticada.

Podemos distinguir dos tipos de derechos de autor: los morales y los de explotación. Los derechos morales no se pueden ceder ni renunciar, ni tampoco embargar o enajenar. Protegen la identidad y reputación del autor para siempre. Los derechos de explotación o patrimoniales se refieren a los derechos que permiten una compensación económica por el uso de las obras. Se pueden ceder mediante un contrato o la aceptación de términos y condiciones. Una licencia de uso en el derecho de autor es una autorización que da el creador de un contenido a un tercero sobre lo que puede hacer con dicho contenido. Podemos distinguir licencias restrictivas como Copyright o más abiertas como Copyleft. Copyright es la licencia de uso más conocida y la más restrictiva, con todos los derechos reservados. A efectos prácticos, esto implica que solo el autor puede decidir sobre las condiciones en que sus obras pueden ser distribuidas y reproducidas. Aunque hayas adquirido una obra con Copyright, esta licencia solo te permite tenerla para uso personal. Copyleft en un conjunto de licencias que reconoce los derechos de autor, pero permite modificar y distribuir la obra, y sus versiones derivadas, siempre de acuerdo con unas pautas y reconocimientos. Puede permitir el uso comercial dependiendo de los derechos que decida ceder el autor. Dentro de este tipo de licencias se encuentra englobado Creative Commons y GNU GPL.

Creative Commons distingue entre seis licencias distintas aunque en todos los casos hay que citar siempre al autor:

Reconocimiento. Es la más permisiva. Admite todo tipo de uso: copiar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente, realizar obras derivadas y uso comercial. Reconocimiento – Sin obra derivada. También permite todos los usos, menos generar obras derivadas. Reconocimiento – Sin obra derivada – No comercial. Permite todos los usos, menos generar obras derivadas ni uso comercial. Reconocimiento – No comercial. Permite todos los usos, menos uso comercial. Reconocimiento – Compartir igual. Permite todos los usos, aunque la distribución de las obras derivadas debe hacerse bajo una licencia del mismo tipo. Reconocimiento – No comercial – Compartir igual. Permite todos los usos, pero la distribución de las obras derivadas debe hacerse bajo una licencia del mismo tipo y no permite uso comercial.

GNU GPL es una licencia del ámbito de software informático. Los programas que usan estas licencias se consideran de software libre, es decir, que cualquiera puede instalarlo, modificar su código o distribuirlo sin autorización del autor.

En esta unidad hemos aprendido cómo el derecho de autor nos ayuda a proteger nuestras obras. Hemos visto diferentes tipos de licencias que podemos utilizar para nuestros contenidos digitales, y que independientemente de cuáles decidamos utilizar, siempre debemos cumplir la legalidad por lo que es imprescindible estar al día de los cambios en la legislación puesto que las leyes se van actualizando y no olvidar nunca respetar el trabajo de los demás.

En este módulo hemos aprendido acerca de la creación de contenidos y las herramientas ofimáticas más adecuadas para ello. Además, hemos descubierto los permisos y roles relacionados con el control de acceso y modificación de archivos. Hemos tenido también la oportunidad de repasar cuáles son los principales formatos de archivo de imagen, sonido, texto, etc., y visto los principales usos del retoque básico de imagen y herramientas con las que poder llevarlo a cabo. Finalmente, adquirimos conocimientos básicos acerca de los derechos de autor y los distintos tipos de licencias para el uso de contenidos en Internet.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar