Saltar al contenido

Crear marca personal

01/12/2019
Marca personal

1.- Qué es la marca personal

Trabajar en una Marca personal o «personal branding», trata de posicionarse como un referente dentro de un sector que te interese. Como si fuese una marca comercial, pero desde un perfil personal.

Va más allá de la creación de un logo, se trata de ti, de aquello que te define, aquello que haces por tu trabajo junto a tus conocimientos y cómo llegas a los demás.

No es un trabajo fácil, requiere trabajo y esfuerzo diario, así que, la paciencia será tu mejor aliada a la hora de construir tu marca personal. Si planificas al día a día y eres constante, la recompensa será gratificante. Como por ejemplo, poder vivir de aquello que te apasiona.

Una marca personal debe tener un tono de comunicación muy bien definido. Es importante que definas el trato y cómo vas a hablar a tu público. Debes ser siempre tú mismo, pero siempre educado y correcto.

Debes tener claro qué quieres ofrecer. Cuáles son los productos o servicios que ofreces. Eres tú, haciendo lo que quieres y lo que más te gusta, esa es la base del personal branding.

También es importante que analices la competencia, para saber cómo diferenciarte de ellos y qué te permite destacar.

Márcate objetivos, es muy importante saber dónde quieres llegar. Tener una buena marca personal puede tener un gran impacto en tu estatus profesional.

Puede servirte de gran ayuda en la búsqueda de empleo, ascender, estar más valorado o poder aspirar a mejores trabajos.

Es la mejor herramienta para enseñarle al mundo quién eres tú, qué es lo mejor sabes hacer y cuánto te apasiona tu trabajo.

El Personal Branding nos permitirá sobresalir en un mundo cada vez más homogéneo, competitivo y cambiante.

Ventajas del Personal Branding:

  1. Cualquier persona puede trabajar en su marca personal.
  2. No requiere de grandes recursos ni de una gran inversión.
  3. Te permite diferenciarte del resto.
  4. Es flexible, maleable, evoluciona contigo, no es estática.
  5. Conseguirás clientes, seguidores y colaboradores.
  6. Controla tu identidad tú mismo.
  7. Proporciona libertad profesional.
  8. Podrás centrarte en temas que te apasionan.
  9. Crea felicidad personal.
  10. El trabajo será muy gratificante.

2.- Cómo crear una marca personal

2.1.- Analízate y descubre lo que más te apasional

Para empezar, debes tener claro cuáles son tus fortalezas y qué temas dominas. Así podrás definir bien el objetivo, las expectativas, valores y demás.

Es importante saber cómo te ven los demás. Un ejercicio práctico es preguntar a tu círculo de confianza. Son las personas que serán más sinceras contigo y además te darán una visión más objetiva de la que tú puedas ver de ti mismo.

Ahora, con tu propia visión de ti mismo y la que los demás tienen de ti, puedes hacer un Análisis DAFO de tu persona. No es más que una tabla donde analizarás tus fortalezas y tus debilidades.

¿Has probado alguna vez a buscarte en Google? Es muy importante saber qué es lo primero que sale sobre ti cuando pones tu nombre en un buscador. Ya por que vas a enfrentarte a un proceso de selección, o en el caso de crear tu marca personal, sabrás qué sabe Internet de ti.

Intenta que tus resultados profesionales salgan de los primeros resultados, pero también intenta quitar, si está en tus manos, los resultados que no quieres que sean tan destacados.

Hay que tener cuidado con todo lo que publicamos en Internet. Es algo que estará ahí para siempre.

Cada vez son más las personas que cuando quieren colaborar con una persona lo primero que hacen es meter su nombre en Google para ver qué resultado nos sale. Por lo que debemos poner Internet de nuestra parte.

Te recomendamos que trabajes en esto y siempre seas consciente de que todo aquello que subes a Internet tendrá una repercusión y podrá afectar a tus objetivos.

¿Sabes cuáles son tus puntos fuertes para crear tu marca personal? Para crear tu marca personal, debes detectar cuáles son tus competencias y habilidades principales. Con las siguientes preguntas clave podrás saber qué ofreces y quién eres:

  • ¿En qué cosas piensas frecuentemente?
  • ¿En qué eres especialmente bueno y se te da bien?
  • ¿Qué cosas haces mejor que la mayoría de la gente?
  • ¿Qué te diferencia del resto de profesionales?
  • ¿Qué cosas te dan energía?
  • ¿Cuáles son tus habilidades y destrezas?
  • ¿Cuál es el medio en el que te sientes más a gusto?
  • ¿A quién admiras?
  • ¿Quiénes son tus mentores?
  • ¿Estás preparado para ser conocido por otros?
  • ¿Qué cosas te hacen disfrutar como un niño?
  • ¿Cómo sueles ayudar a otros?
  • ¿Qué actividades son las que hacen que el tiempo vuele?
  • ¿Cuál es el trabajo con el que siempre has soñado?

¿Sabes qué es un elevator pitch? Se trata de un pequeño discurso sobre un proyecto ante clientes que tiene que durar un tiempo muy reducido. Por eso recibe el nombre de «elevator pitch», un pequeño diálogo de ascensor.

Ponlo en práctica con tu marca personal, intenta explicar en qué consiste a lo que te dedicas en pocos segundos, por ejemplo, en lo que tardas de bajar desde tu casa al portal.

2.2.- Encuentra tu público objetivo

Tienes que saber qué quieren, qué les gusta o qué quieren oír, leer y sobre todo interactuar.

Está claro que como dice la definición de marca personal, tienes que ser fiel a ti mismo, pero eso no significa que no debamos pensar en nuestro público. Al fin y al cabo, son aquellos que consumirán y nos darán los resultados que busquemos.

Debemos seleccionar una parrilla de contenidos, con los que nos encontremos a gusto trabajando nosotros y sean de interés para nuestros seguidores.

Tenemos que utilizar unas palabras clave que nos identifiquen. Es importante saber cuál es el mensaje y valores a transmitir, por eso cuidaremos nuestro tono y vocabulario, adaptándolo a nuestro público.

Un trato cercano siempre será más efectivo. Nos hará sentirnos más cerca tanto al público como a ti.

En resumen, tu misión es intentar ser percibido como tú quieres ser percibido e intentando conectar con tus seguidores. No es tan difícil como parece. Piensa que compartirás gustos e intereses con ellos, eso ya te acerca un poquito más a tus lectores, y es muy probable que utilicéis un lenguaje muy similar.

2.3.- Establece tu estrategia

Quizá éste es de los procesos más largos a la hora de crear tu marca personal, definir qué contar y cómo hacerlo. Pero teniendo claro los dos pasos anteriores será mucho más sencillo.

Primero, tienes que tener claro cuáles son los medios que vas a utilizar y cuáles son los canales que vas a utilizar para comunicarte. Si vas a tener una página web, un blog, qué Redes Sociales vas a utilizar…

Analiza a la competencia o a la gente influyente en el sector en el que estás interesado, mira cómo se comunican, qué medios utilizan y por dónde tienen más interacción con su público. Esto te ayudará a saber qué canales utilizar y cómo conectar con tus seguidores.

Establece un calendario editorial, debes saber perfectamente cuándo publicar y dónde. Ser constante ayudará a tu público a no perderse y que establezcan cierta fidelidad contigo. Por ejemplo, si por costumbre publicas un post a las 12 de la mañana todos los martes y jueves, ellos sabrán a qué hora encontrarán algo nuevo.

2.4.- Crea tu imagen corporativa

Éste es el proceso más creativo. Tienes que tener un nombre y una imagen para que puedan identificarte.

Es importante tener claro cómo queremos ser reconocidos por los demás, ya que nuestra imagen deberá grabarse en la retina para que nos reconozcan y mantenerse el máximo tiempo posible.

Lo primero es tener un nombre. Debe ser fácil de recordar y de pronunciar. Por ejemplo, tu nombre y primer apellido, o tu nombre acompañado de algo que te identifique porque te encanta.

También si tienes un nombre totalmente inventado por ti que te defina 100 % puedes usarlo.

También deberías de tener un logotipo, una imagen corporativa para asociarla a ti. Si no sabes dibujar, o no se te ocurre nada, no te preocupes. Quizá es el momento de hacer una inversión para tu Personal Branding. Contratar a un diseñador sería una muy buena opción. También existen páginas en Internet donde puedes poner la idea que tienes y muchos diseñadores crearán algo para ti creándose una especie de concurso.

Es una inversión, piensa que será tu imagen para que te identifiquen y crecer como marca. Un buen diseño te reportará más beneficios de lo que te pueda costar crear un logo.

A la hora de utilizar tu foto, deberá ser una foto profesional. Una foto clara donde puedan reconocerte.

En Redes Sociales, es recomendable tener el mismo nombre y foto de perfil en todas. Así podrán encontrarte más rápido. Es mejor que todo sea un hilo conductor y de homogeneidad a la marca.

2.5.- Establece tus objetivos

Para cumplir metas, hay que marcarse unos objetivos siempre alcanzables y cuantificables.

Tener unos objetivos claros ayuda a controlar y tener un seguimiento de tu estrategia.

Existe una metodología llamada «objetivos SMART». Tienen que cumplir los siguientes objetivos: específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un tiempo para completarlos.

Es una forma de definir muy eficaz, ya que evita incertidumbres y ofrece toda la información necesaria para que puedan ser cumplidos.

2.6.- Resumen

Con estos 5 pasos ya tendríamos suficiente para dar el pistoletazo de salida a nuestra marca personal.

Todo lo demás lo irás aprendiendo del trabajo diario y de la práctica.

  1. Sé natural, auténtico, transparente y coherente.
  2. Actitud y ganas. Hay que ser perseverante.
  3. Sé fiel a ti mismo. Ten clara tu misión. Sé firme.

2.7.- Herramientas

Google pone a nuestra disposición tres herramientas muy potentes para poder controlar nuestra marca.

Si no tienes muy claro si tu idea triunfará, te presentamos Google Trends. Es una herramienta que hace una estadística de las búsquedas que se producen a lo largo del tiempo, puede servirte de ayuda para ver qué busca la gente y cuál es la demanda que exige.

También contamos con Google Correlate, parecida a Trends pero muchísimo más detallada en su búsqueda. En ella será capaz de mostrarnos datos concretos, hacer una comparativa entre varias y además, es capaz de encontrar cuál sería una buena idea de futuro.

Otra herramienta muy práctica de Google es Google AdWords, que nos ayudará con la publicidad para nuestra página a la vez que te ayuda con las palabras clave que debes poner para que te posiciones mejor.

Es importante saber si el nombre que hemos elegido para nuestra marca está disponible o lo está utilizando otra persona. Existen recursos online para saber si podemos utilizarlo o no. Por ejemplo, knowEm, Nabecheck o Namecheckr.

Si está disponible te recomendamos registrarlo para que no te lo quiten.

Si vas a crear tu web, necesitarás un hosting para almacenar todo aquello que hay dentro de tu página. Te recomendamos utilizar WordPress para gestionar tus contenidos.

Hay muchas páginas que te proporcionarán un hosting a un buen precio, para que puedas almacenar y gestionar tu web.

Otra opción que puedes tener, es hacerte un escaparate virtual, un espacio que abre las 24 horas donde podrás mostrarte como profesional y enseñes al mundo qué ofreces. Dos buenos portales de escaparates son About.me y Flavors.me.

Si no sabe por dónde empezar para diseñar la imagen corporativa de tu marca, existen páginas donde pueden hacerte tu diseño. Las más conocidas son 99 Designs, fivver y freelancer.

Invertir en crear una página web o blog a la hora de crear tu marca es algo muy importante y casi imprescindible para darte visibilidad. Es un recurso que te permitirá un posicionamiento a nivel SEO muy importante. Además es muy sencillo, fácil de crear y administrar. Podrás diferenciarte del resto de profesionales y será más fácil mantenerte al día. A parte, la rapidez con la que te darás a conocer será mayor.

2.8.- Cómo cuidar tu marca personal en Redes Sociales

  • LinkedIn:
    • Personaliza la URL de tu perfil.
    • Envía y acepta solicitudes de contacto.
    • Valida aptitudes de los demás para que validen las tuyas.
    • Forma parte de grupos de temas relacionados con tu marca.
  • Twitter:
    • Busca un fondo que tenga que ver con tu marca.
    • Utiliza una descripción profesional.
    • Sigue a la gente que te interesa profesionalmente.
    • Sé activo y sociable.
  • Google+:
    • Comparte contenidos.
    • Da «+1» a aquellos contenidos que te interesen.
    • Únete a comunidades relacionadas con tus objetivos.
    • Dedícale al menos 10 minutos al día.
  • Facebook:
    • Cuanta más información rellenes, más visibilidad tendrás.
    • Comparte el trabajo de otros.
    • Planea tus publicaciones para promover tu trabajo.
    • Crea una fanpage para evitar que se junte con lo personal.
  • Pinterest:
    • Los pines producen mucho tráfico en las webs.
    • Es una manera muy fácil de compartir tu contenido.
    • El uso de keywords hace que seas más visible.
    • Crea un  material que sea muy potente visualmente.
  • Instagram:
    • Enseña el lado más humano de tu marca.
    • Haz uso del storytelling.
    • Usa #hastags para que tus publicaciones tengan más repercusión.
    • Aprovecha para ser más cercano con aquellos que te siguen.

Teniendo todo esto en cuenta, ya solo nos quedaría seguir trabajando día a día en nuestra Marca Personal. Recuerda que es un trabajo diario, y que la constancia e invertir en ella será la base para crear una marca de éxito.

Pero no todo termina aquí, debes seguir creciendo con tu marca para que evoluciones en cada paso que des. Por eso debes invertir en ti, haz cursos, acude a charlas, lee libros del tema en concreto. El secreto consiste en estar siempre al día para ser un profesional de referencia en el sector que elijas.

Haz mucho networking, ser social es una gran ayuda, aparte todos esos contactos pueden servirte de gran ayuda en un futuro para tener más proyectos a tu alcance.

Tienes que generar valor. Generar contenidos y compartirlos. El fin es convertirte en una fuente fiable y contrastada para ser más relevante.

Deja de pensar en los otros. No ganas nada pensando en los resultados de los demás. Enfócate en los tuyos trabajando duro y día a día.

Sé positivo y activo en Redes Sociales, que vean que lo que hay es un humano, que responde a preguntas o agradece comentarios. Y nunca descuides tu lenguaje ni hables mal. Solo podrá jugarte una mala pasada.

Con estos consejos ya estás preparado para enfrentarte a la creación de tu marca personal. Día a día irás aprendiendo cosas nuevas y verás que, con esfuerzo, todo se consigue.

3.- Errores comunes al crear tu marca personal

Una vez ya creada tu marca, puede que quizá notes que hay algunas cosas que no funcionan como esperabas. No desesperes, hay muchos aspectos que no están en tu mano. Y muchas veces, es difícil causar el efecto deseado en los demás. Pero que esto no te haga frenar tu trabajo. Lo que hoy no funciona, puede funcionar mañana. Y para ese mañana, tienes que estar ahí preparado.

Pero hay errores, que sí pueden depender de nosotros. A continuación hay un listado para que puedas revisar cuál puede ser el fallo en el que has caído, y una posible solución:

  • No realizar un análisis de inicio. Pasa muchas veces, tenemos mil ideas en la cabeza y queremos hacer las cosas rápido y corriendo. Es muy importante tener una estrategia previa, si no pasas por los pasos que se detallaban anteriormente es recomendable que con lo que tienes, vuelvas a ellos e intentes descubrir qué va bien y qué es lo que va mal para corregirlo.
  • No ser auténtico. Hablamos de marca personal, y tu marca personal eres tu. Tienes que mostrarte como eres tú mismo, ser transparente y tener unos valores fuertes que defender.
  • Falta de seguridad. Va muy unido con el punto anterior. Tener unos fuertes valores que defender. Si nos contradecimos, o no hacemos las cosas 100 % seguros, es algo que transmitiremos a nuestros seguidores. Nadie quiere un referente que no esté seguro de sus palabras. Tienes que generar confianza.
  • No establecer objetivos. Es imposible llegar a la meta si no te marcas objetivos. Recuerda que los objetivos que te marques deben ser realistas, tener claro si son a corto plazo, medio o largo. De esta manera, es la única forma que no nos agobiaremos y veremos cómo poco a poco, iremos consiguiendo lo que nos hayamos propuesto.
  • Pensar que la cantidad es mejor que la calidad. Es un error común pensar que cuanto más material tengas, publiques, más presencia tendrás. Es así, pero si la calidad no es buena tampoco interesará y no servirá de nada la cantidad de horas dedicadas a hacer mucho material. Mejor que sea moderado y muy trabajado. Mimar los detalles da más resultados de lo que pensamos.
  • Enfocarse en la fama. Si tu objetivo es llegar a ser reconocido, no creo que éste sea el camino correcto… El Personal Branding no consiste en que te inviten a mil eventos, que te conozca todo el mundo o te regalen productos para que los promociones. Es demostrar todo lo profesional que puedes ser en un tema que te apasiona, que hay un trabajo detrás de todo lo que se ve. Hay que tener claro que la fama es algo que quizá viene. Pero como viene también se va. Si nos enfocamos solo en ello, nunca llegaremos a ninguna parte. La Marca Personal es un trabajo vacacional, donde el trabajo y el esfuerzo se ve reflejado en nuestro trabajo.
  • Pensar que la marca personal no es un trabajo constante. Si no existe un trabajo diario, creando material, planeando objetivos, estableciendo estrategias, nunca saldrá adelante. Es como un trabajo cualquiera, requiere su tiempo, ser constante y cuidarlo mucho. Como si se tratase de una planta que debemos regar todos los días.
  • Siempre estar detrás del ordenador. Es un error común creer que hacer tu propia marca solo se trata de hacer mil cosas detrás de un ordenador. El principal motivo es, no somos una máquina. Humanizar nuestra marca debe ser uno de nuestros objetivos. En estos tiempos tan digitales, a la gente le cansa ver que todo es tan mecánico. Necesita ver que ahí hay una persona como ellos, que le apasiona su trabajo, que tiene sentimientos y que le gusta crecer profesionalmente. Por eso, dejarte ver es una buena opción. Ve a eventos relacionados con lo que te dediques, haz contactos, muestra en redes sociales a ese humano que trabaja y cómo disfruta de poder dedicarse a lo que de verdad le apasiona. No eres un robot.
  • Pensar que debes hacer de todo. Igual puede parecer repetitivo, pero no eres una máquina. No puedes dominar todos los campos del mundo. Es importante delegar en otras personas o dejar a un experto que se encargue de su trabajo. Piensa que es una inversión en tu futuro, en tu pasión. Y si necesitas que alguien te diseñe el logo, o te haga la página web porque tú no sabes cómo hacerlo, busca la ayuda que te haga falta. Debes de tener un producto de gran calidad para poder destacar. Invertir dinero en que tu Marca Personal sea de calidad contando con la ayuda de otros profesionales es la mejor opción.
  • No revisar métricas. Es importante revisar la repercusión de nuestro trabajo. Fijarse en cuántas interacciones tenemos. Si la gente nos deja comentarios, comparte o marca que le gusta lo que hacemos. Saber cuánto tráfico entra en nuestra web, dónde pasa más tiempo, etc. Todo eso nos dará pistas de cómo encontrar el buen camino.
  • No actualizarse. Hemos hablado anteriormente de que la marca debe avanzar con nosotros. Pero a la vez, debe evolucionar con el mundo. Por eso es importante que dediques un rato a ponerte al día y reciclarte para poder crecer. Formación, libros, seguir a otras personas que se dediquen a lo mismo que nosotros, es una buena manera de ir dando pasos hacia delante.
  • No definir estrategias. Igual que con los objetivos, si no tenemos una estrategia a seguir, el trabajo puede resultar caótico. Es importante tener un plan al cual regirse y con el que poder llevar el trabajo día a día.
  • No diferenciarte. Está bien que sigas a la competencia, que tomes como referencia a otras personas de tu sector, que te «inspires» en lo que hacen. Pero no puedes calcar su trabajo si solo quieres ser uno más. Debes saber qué es lo qué te diferencia de ellos, qué sabes hacer que ellos no y sacarle partido trabajando en ello.
  • No cuidar tu apariencia. Las primeras impresiones son muy importantes. Si no cuidas tu presentación, lo que los demás ven de ti, jamás conseguirás que el resto del mundo te perciba como un profesional. Cuida los detalles siempre.
  • No realizar networking. Tener una red de contactos es muy útil. Conocer gente del sector con la que puedes contar y ellos puedan contar contigo, significa posicionarte y contar con apoyos importantes. Seguro que donde vives, hay algún lugar donde puedas acudir a charlas, eventos en los que puedas hacer más grande tu red de contactos. También puedes establecer esa red de contactos a través de redes sociales, participando en debates, comentando el trabajo de otros profesionales. El truco es mantenerse activo siempre.
  • No ser agradecido. Cada comentario, cada publicación tuya compartida, es una muestra de apoyo. Intenta que éste sea recíproco. Agradece cada comentario, cada vez que comparten tu material. Es gran parte de humanizarte como marca.
  • No ser modesto. Hay que encontrar el punto medio entre pensar que eres el mejor o pensar que lo está haciendo mal. Tu trabajo no es mejor ni peor que el de otros. Es un trabajo más, del que debes estar muy orgulloso. Nunca desprestigies el trabajo de otros, ni hables mal de nadie o intentes quedar por encima de otros.
  • Pensar que la marca personal es totalmente online. Tu marca personal debe reflejarse en ti y en lo que te rodea. en lo que haces, cómo lo haces y cuánto te apasiona. Muestra al mundo lo mejor de ti.
  • No actualizar ni compartir contenido en tus perfiles. Si no compartes tu trabajo en Redes Sociales, no podrás llegar de igual manera que si lo haces. Es importante informar a tu público de tus contenidos, que vean diariamente que hay alguien ahí trabajando.
  • No diseñar un logo que te represente. Tener cambios continuos en tu imagen corporativa, dará a entender que no estás muy seguro con ella. Tienes que encontrar algo con lo que te identifiques, que rara vez cambie. Un logo debe ser para toda la vida para que tu público sepa identificarte.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar