Saltar al contenido

Optimización de la Página de Inicio – Acciones a realizar y Objetivos

07/06/2019
Optimización de la Página de Inicio - Acciones a realizar y Objetivos

Definición y seguimiento de objetivos de una página de inicio

Si consideramos lo que hemos comentado anteriormente, los objetivos principales de una página de inicio serían dos:

  • Mostrar nuestra compañía o marca de manera clara e identificarnos ante los usuarios.
  • Lograr que el usuario pueda consultar los contenidos que son de su interés.

Por supuesto, habrá otros tantos objetivos secundarios de la página de inicio atendiendo a la diversidad de tipologías existentes en la actualidad.

Lo que está claro es que los dos objetivos citados son la base del resto y se agruparán en ellos.

Es el momento de determinar qué indicadores clave del desempeño o KPIs (Key Performance Indicators) son los apropiados para averiguar si vamos en la dirección correcta para alcanzar los objetivos.

Los indicadores más importantes para analizar el éxito en dichos objetivos son:

1. El porcentaje de rebote. Se refiere al porcentaje de usuarios que dejan la web en la misma página por la que entraron sin haber accedido a otra del sitio web ni llevado a cabo ninguna acción. Este indicador resulta de utilidad para analizar la transaccionabilidad de una página de inicio. Ya que uno de los objetivos prioritarios de una página de inicio es que el usuario encuentre fácilmente los contenidos que está buscando, esto supone que el usuario deberá efectuar alguna acción después de acceder a la página de inicio, lo que daría como resultado porcentajes de rebotes bajos. Tenemos que comprender de qué manera la herramienta de analítica web que elijamos mide el porcentaje de rebote, pues no todas operan igual.

2. El tiempo que se permanece en una página. Un porcentaje de rebote alto supondría una interacción escasa y, por ende, escasa transaccionabilidad. Entonces, un tiempo de permanencia en una página apropiado será útil para confirmar que el usuario ha comprendido quiénes somos y a qué nos dedicamos, aunque no realice ninguna acción. El mayor problema de este indicador es la forma en la que recursos como Google Analytics lo miden, las cuales necesitan añadir scripts para que este tiempo se mida correctamente.

3. El nivel de transacción. Este indicador sirve para que sepamos de qué modo interactúa el usuario en la página de inicio y hacia dónde va. Entonces, nos dice si el usuario está interactuando con los elementos de nuestra página de inicio, a dónde se dirige dicho usuario o en qué porcentaje efectúa cierta acción. El nivel de transacción puede medirse con herramientas de analítica web como Google Analytics que cuentan con funciones como el tracking de eventos para determinar a qué categorías o elementos de interacción llega el usuario desde la página de inicio. Con ello podremos averiguar cuántos usuarios entran a qué contenidos, analizando la calidad de estas interacciones.

Arriba observamos un ejemplo de eventos que se desarrollan en la home de un sitio web en el transcurso de un mes.

El seguimiento de eventos es muy útil para averiguar a dónde se dirige el usuario desde la página de inicio, qué componentes le interesan, con cuáles interactúa más, el grado de transacción de la página…

Consejos de acciones para una página de inicio

Cuando ya hemos definido los objetivos de una página de inicio y sabemos de qué manera vamos a medir su rendimiento, gracias a los indicadores, lo que falta es determinar las acciones, atendiendo a la evolución de los indicadores. Estas acciones serán de gran ayuda en el caso de que los indicadores arrojen una tendencia negativa, pues contribuirán a seguir la evolución positiva del rendimiento de la home.

Para definir las acciones, seguiremos un proceso fácil basado en:

  1. La observación de la evolución de los indicadores.
  2. La realización de hipótesis que pueden aclarar el resultado, en el caso de que los indicadores tengan un rendimiento más bajo de lo que se esperaba. La hipótesis deberá contestar a eso de “¿por qué ocurre esto?”.
  3. Atendiendo a la hipótesis que se ha formulado, se propone una acción que tratará de corregirla. Esta acción puede estar fundamentada en buenas prácticas, en la observación de las actuaciones del usuario o en la repetición de prácticas que otras webs llevan a cabo.
  4. La acción se lleva a cabo y se apunta para que quede registrada la fecha de su puesta en marcha y el efecto que ha producido en el indicador.
  5. Se deberá revisar la evolución del indicador después de la acción.
  6. En el caso de que la evolución sea positiva, se propondrán nuevas acciones siguiendo la misma tendencia para que la mejora siga, aunque también tenemos que saber que es posible que se dé el efecto contrario.
  7. En el caso de que la evolución sea negativa, se propondrán nuevas acciones con el fin de que se mejore el rendimiento.
  8. El ciclo vuelve a empezar desde el principio.

Para entenderlo mejor, podemos citar un caso:

Contamos con un sitio web transaccional, concretamente un sitio que se dedica a generar leads (obtener formularios de contacto). En su página de inicio hay un elevado porcentaje de rebote, y esto a pesar de que el formulario está visible en la home.

El nefasto rendimiento ha quedado corroborado gracias a los indicadores. Hay un elevado rebote y baja transacción.

Desde aquí, el siguiente paso sería establecer hipótesis que nos indiquen la causa de este hecho. Si contamos con analítica cualitativa (mapas de movimiento de ratón, de clics, de scroll, etc) o datos sobre el comportamiento del usuario (como los tests de usuarios) tendríamos la posibilidad de añadirlos como aspectos valiosos para proponer hipótesis.

Entonces, las hipótesis por las que un usuario no está introduciendo sus datos en el formulario responderían a:

  1. El formulario no tiene la suficiente visibilidad para el usuario, ya que está demasiado integrado en el diseño. Por ejemplo, un formulario que apenas tiene contraste de color.
  2. La denominación de los campos es incomprensible para el usuario. Por ejemplo, si se le pide a un usuario español que introduzca su “nickname”.
  3. El CTA (call to action) del formulario no queda claro ni está expuesto debidamente. Por ejemplo, un CTA que simplemente diga “Pedir información”.

Cuando ya hemos planteado estas hipótesis, entonces tendremos que desarrollar acciones para cada una de ellas. En el primer caso, en el que sospechamos que el bajo rendimiento de la home se debe a la complicada identificación del formulario, podríamos proponer las siguientes acciones:

  • Delimitar el formulario, esto es, insertarlo en una caja para que tenga mayor visibilidad.
  • Distinguir visualmente el formulario de los demás elementos de la home, por ejemplo, con un color distinto que genere mayor contraste.
  • Insertar una cabecera de texto en el formulario que especifique qué es, cuál es su utilidad y qué ventajas tendrá el usuario por rellenarlo.

Cuando se definan las acciones, lo siguiente es ejecutarlas y analizar si, en determinado tiempo, se logran resultados positivos respecto a los indicadores a medir e influyen en el rendimiento de la home de la web.

Resumen

La página de inicio, tal y como hemos comprobado, tiene múltiples funcionalidades, aunque su cometido principal es el de conducir al usuario hacia esos contenidos que este quiere consultar y que representan el objetivo por el que ha entrado en la web.

En conclusión, la página de inicio es un índice y muestra al usuario la ruta que ha de seguir hacia los contenidos que le interesan, así como identificar la marca/empresa de manera precisa. Estos son, de hecho, sus dos propósitos principales respecto del usuario. La home funciona de modo similar a la portada de una publicación: deberá presentarnos lo que encontraremos en el interior, es decir, tratará de convencernos de que el producto que ofrecen es realmente interesante para nosotros, explicando sus beneficios y utilidad.

Entonces, en función de que logremos que captar al usuario y midamos los resultados, atendiendo a transacciones u otros indicadores, podremos afirmar o no que nuestra página de inicio está siendo efectiva.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar