Saltar al contenido

Soft Skills

12/05/2020
Soft Skills

La evolución tecnológica conlleva la aparición de nuevas herramientas de gestión, soporte y el desarrollo de nuevos modelos de negocio. Estas nuevas formas de trabajo hacen que la adquisición de nuevas competencias sea una de las claves para adaptarnos a los procesos de cambio que se llevan a cabo en las organizaciones. A lo largo del módulo conocerás las principales habilidades interpersonales y necesarias para desenvolverte en los nuevos entornos digitales.

1.- Capacidad analítica y toma de decisiones

La evolución tecnológica conlleva la aparición de nuevas herramientas de gestión, soporte y el desarrollo de nuevos modelos de negocio. Estas nuevas formas de trabajo hacen que la adquisición de nuevas competencias sea una de las claves para adaptarnos a los procesos de cambio que se están llevando a cabo en las organizaciones. En las siguientes unidades nos centraremos en conocer las principales habilidades interpersonales necesarias para saber desenvolvernos en los nuevos entornos profesionales que se ven modificados por la transformación digital y, así, dar lo mejor de nosotros cuando participemos en cualquier proyecto.

El pensamiento analítico es una habilidad clave vinculada a la toma de decisiones. En esta unidad veremos en qué consiste y cómo podemos desarrollar nuestra capacidad analítica crítica permitiéndonos tomar las decisiones más acertadas tanto en el trabajo como en la vida cotidiana.

La capacidad analítica es la habilidad para descomponer sistemáticamente un problema complejo en sus elementos más asequibles y así, obtener las mejores soluciones. Nos permite resolver problemas de forma reflexiva, sin juzgar de antemano. Para ello debe cumplir una serie de criterios como son la claridad, la exactitud, la relevancia, la profundidad, la amplitud, la lógica, el significado y la imparcialidad.

El pensamiento crítico consiste en analizar y evaluar la información de manera independiente, sin sesgos externos. El pensamiento analítico es una de las bases del pensamiento crítico. Para desarrollar nuestra capacidad de análisis es importante seguir un procedimiento. Primero determina un propósito significativo y realista. Plantea preguntas claras y precisas que ayuden a enfocar el problema. Para responder a las preguntas, apóyate en datos y evidencias recogiendo información clara, exacta y relevante. Mantén la imparcialidad. Analiza tus creencias y suposiciones, y neutraliza aquellas que no estén fundamentadas empíricamente. Sé consciente de las fortalezas y debilidades de tu punto de vista y valora otras perspectivas distintas a la tuya. Identifica conceptos clave y explícalos con claridad y precisión. Comprueba que las interpretaciones y conclusiones a las que llegas sean consistentes entre sí y se basen en evidencias empíricas. Por último, piensa en las implicaciones directas o colaterales que puede provocar nuestra decisión.

La toma de decisiones es una de las competencias más valoradas por los responsables de recursos humanos. Hablamos de toma de decisiones cuando nos referirnos a la capacidad de seleccionar la opción más favorable después de analizar diferentes alternativas. Después de cada alternativa valoraremos el impacto positivo y negativo, eliminando las menos favorables y comparando las restantes, para llegar a la toma de decisión. Para ello tendremos que sopesar el grado de certidumbre y el riesgo. Una vez tomada la decisión, debemos elaborar un plan de acción en el cual se detallen las tareas necesarias para llevarla a cabo, se asignen los responsables y se marquen horizontes temporales. Finalmente, aplicaremos el plan y evaluaremos los resultados.

Como para todo, en la toma de decisiones hay que definir una estrategia que nos ayude a lograr nuestro objetivo.

Un par de técnicas muy útiles son:

La técnica del escalador. Consiste en “pensar por el final”. Es más fácil que un escalador llegue a la cima de una montaña si previamente ha planificado la ruta empezando desde la cúspide hacia abajo. Esto enlaza perfectamente con la técnica de los pequeños pasos. Una vez que hemos trazado la ruta de fin a principio ahora la subdividimos en micro-objetivos. Creamos hitos o puntos intermedios que fraccionan el camino a seguir. De esta manera conseguimos transformar un objetivo grande y difícil en una serie de pequeños objetivos mucho más sencillos de ir alcanzando.

En esta unidad hemos aprendido en qué consiste la capacidad analítica y como aplicarla a nuestra toma de decisiones. A través de sencillos ejemplos hemos aprendido a plantear estrategias que nos ayudarán a lograr nuestro objetivo.

2.- Análisis y resolución de problemas

Hablamos de un problema cuando nos referimos a una situación que se desvía de lo que debería y por lo tanto requiere medidas correctivas. Trabajaremos la resolución de problemas refiriéndonos a la capacidad de identificar y analizar situaciones problemáticas y encontrar las soluciones más eficaces, mostrando sencillas técnicas que nos pueden ser de gran utilidad.

A la hora de resolver un problema debemos tener en cuenta una serie de pasos: primero debemos identificar el problema. Se trata de una situación que deseamos cambiar y que puede estar afectando a nuestros objetivos. Descríbelo de la forma más precisa posible, recopilando toda la información de todas las personas que puedan estar involucradas de una forma directa o indirecta en el mismo. Analiza las diferentes partes del problema. Busca la causa original y lo que está influyendo para que se produzca. Utiliza preguntas para explorar las relaciones de causa-efecto. Una herramienta útil es el árbol de problemas, es una técnica que permite identificar todas las causas y efectos. Es un análisis que te ayuda en la planificación de tu proyecto. Te proporciona una guía para solucionar un problema mediante la identificación de las múltiples causas.

No debemos atascarnos en el problema. Piensa en diferentes formas de solucionarlo. Usa tu creatividad y mantén la mente abierta a ideas alternativas. La recreación de escenarios es una herramienta muy útil para analizar alternativas. Los escenarios son imágenes sobre posibles futuros que se construyen combinando diferentes valores y variables. No pretenden predecir el futuro, su finalidad es la de recrear situaciones probables. Nos ayudan a plantear planes de acción o definir estrategias en caso de que llegasen a producirse. No olvides que cuando recrees un escenario, debes siempre considerar la menos buena y la mejor situación posible entre otras.

Con todo lo que hemos visto, podemos establecer que el orden lógico sistemático que nos ayudará a resolver problemas consiste en:

  1. Identificar el problema y explicarlo. Para ello, trabaja esta fase con perfiles analíticos, que dispongan de visión global y trabajen escenarios hipotético-deductivos basados en la observación de lo sucedido, creen hipótesis que lo explique, deduzcan las consecuencias que han podido darse para que se produjese y verifiquen la veracidad de éstas.
  2. Idear las estrategias alternativas, decidir sobre la más adecuada y diseñar su intervención. En esta fase, tendrás que potenciar y entrenar tus habilidades creativas, si tienes la oportunidad rodéate de perfiles creativos con habilidades interpersonales y con capacidad de negoción y de comunicación.
  3. Desarrollar la intervención y evaluar los logros. Aquí, necesitas líderes capaces de motivar e ilusionar con grandes dotes de comunicación verbal y escrita.

En esta unidad hemos aprendido a qué nos referimos cuando hablamos de resolución de problemas y hemos explicado cuáles son los pasos para resolverlo y facilitado técnicas que te ayudarán a ello.

3.- Storytelling

Cuando escuchamos un buen relato nos sentimos implicados con la narración. Se podría decir que nuestra mente está diseñada para conectar con las historias. Pero, ¿por qué sucede esto? ¿Cómo podemos aprovecharlo para mejorar nuestra comunicación? En esta unidad veremos en qué consiste el storytelling, qué ventajas aporta a nuestra marca personal, y cómo podemos incorporarlo en nuestra estrategia de comunicación.

El storytelling es el antiguo arte de contar historias. Consiste en transmitir ideas, valores o emociones a través de relatos que nos inspiren o conmuevan. Las historias son el tipo de mensaje que genera un vínculo más profundo. Pero, ¿de dónde surge su poder? Los mitos, el teatro, las novelas o las películas tienen estructuras argumentales similares donde aparecen personajes arquetípicos como héroes, sabias o villanos, que constituyen patrones de comportamiento universales, con una gran fuerza psíquica que nos empuja a identificarnos con ellos.

Al igual que en el mundo offline, el storytelling presenta ventajas para la comunicación en el mundo online, sobre todo para nuestra marca personal. Nos permite conectar emocionalmente con nuestro público. Confiamos más en las marcas que comparten nuestra escala de valores. Los relatos que nos emocionan se quedan grabados con mayor intensidad. Las buenas historias se comparten. Esto puede ayudarnos a llegar a más personas y viralizar nuestros mensajes.

Y, ¿cómo podemos integrar el storytelling en nuestra estrategia de comunicación? En primer lugar, identifica tu público. Averigua cómo es tu destinatario, qué necesita o qué le apasiona. Esto nos permitirá enfocar mejor la historia. Elige un propósito: piensa en el eje central de tu historia, tu motivación. Puede ayudarnos pensar en cosas que nos apasionen o hagamos bien. Qué aportamos a los demás. Cómo ayuda nuestro trabajo al resto de personas. El desafío es conseguir que tu historia sea inspiradora: transmite tu visión personal, incorpora tus valores. Tu filosofía de vida te diferenciará del resto y te permitirá conectar con tu público. Incorpora personajes: piensa cómo será tu protagonista y añade otras personas que te ayuden a desarrollar el relato. Por último, añade la narrativa: desarrolla una trama que te ayude a contar la historia. Te puede ayudar partir de experiencias personales.

En esta unidad hemos aprendido qué ventajas nos aporta la narrativa a nuestra marca personal, y cómo podemos incorporarla en nuestra estrategia de comunicación. Recuerda que, aunque tu producto o servicio sea importante, lo más interesante es crear un marco narrativo rico en valores donde nuestro público se identifique y pueda recrear su propia historia oyendo la tuya.

4.- Mentalidad Transmedia

En esta unidad veremos qué es y en qué consiste la mentalidad transmedia. La importancia de crear una experiencia de usuario significativa y terminaremos explicando cómo crear contenidos transmedia de éxito.

La mentalidad transmedia es la capacidad de pensar cómo las historias discurren a través de diferentes canales de comunicación al mismo ritmo que la atención de nuestra audiencia. Esto implica que hay que estar por delante del pensamiento de nuestro público, acompañarle en su interés y en su viaje a través de diferentes medios, querer experimentar e innovar y adaptarse a sus reacciones para convertir su experiencia en memorable. Al hablar de la experiencia de usuario, nos referimos a trabajar orientando el diseño y la creación de un producto o servicio a satisfacer sus necesidades concretas, consiguiendo la mejor experiencia de uso posible con el mínimo esfuerzo por su parte.

En todo diseño existen las siguientes fases: comprensión, definición y construcción. Estas forman un círculo en cuyo centro se sitúa el usuario o usuaria. En cada una de las etapas y en cada una de las decisiones se deben responder siempre las mismas preguntas: ¿quién es el usuario o usuaria?, ¿qué es lo que necesita? y, finalmente, ¿la solución propuesta se ajusta a sus necesidades?

El diseño de experiencias busca que el público conecte con los contenidos a través de la experiencia que se le propone, esto es el engagement. El secreto radica entonces en crear una experiencia altamente seductora, lo que se relaciona más con los contenidos que con un despliegue de recursos tecnológicos y utilidades. Por lo tanto, para crear una experiencia de usuario memorable y significativa ten en cuenta la estética. Un look and feel atractivo fortalece la confianza de los usuarios. Le sugerirá una “navegación” provechosa.

La usabilidad. Es fundamental para complementar a la estética, haciendo que lo bonito sea funcional. Arquitectura de información. Un trabajo bien hecho es aquel que destaca las informaciones más importantes y direcciona la atención del público a lugares concretos de la página. Flujos de interacción. Los flujos de interacción se asemejan a un mapa de los distintos caminos que el público tomará al usar tu producto. De ese modo, la persona siempre sabrá dónde y cuáles serán los próximos pasos que puede dar durante la navegación. Contenido. Cuando se usa bien, el contenido proporciona instrucciones prácticas e informaciones útiles que ayudan a enriquecer más aún la experiencia.

Ahora nos centraremos en la creación de contenidos. Una de las razones por las cuales la narrativa transmedia es tan poderosa y resulta tan atractiva, tiene que ver con el hecho de que permite crear múltiples universos de forma profunda y envolvente. En ocasiones, llega incluso a simular experiencias reales.

Dependiendo del tipo de interacción que se busque generar entre el público y las plataformas, es posible establecer diversas combinaciones. La plataforma adecuada es, simplemente, aquella que mejor se adapte al proyecto y a las posibilidades de la producción. En la elección de plataformas se deberían seguir los siguientes criterios básicos: – Ser fiel al contenido y elegir las plataformas en las cuales, el contenido, se relaciona de forma más eficiente con el entorno más cercano del usuario o usuaria. – Apoyar las debilidades de una plataforma con las fortalezas de otras. – Considerar los cambios y evolución del contenido para ir incorporando las plataformas e ir definiendo sus lanzamientos.

En esta unidad hemos aprendido todo lo relativo a la mentalidad transmedia. Cómo los nuevos entornos digitales dan suma importancia a la experiencia de usuario con la finalidad de brindarle soluciones a medida y generar engagement. Por último, hemos recogido consejos clave para crear contenidos transmedia que generen experiencias memorables y significativas en el público.

5.- Visión global

En esta unidad conoceremos en qué consiste tener visión global. Esta nos ayudará a orientar nuestra estrategia digital. Entenderemos la importancia de fijar objetivos y de realizar un breve análisis sobre el alcance y los criterios a considerar cuando se trata de objetivos generales o específicos, además de cómo ambos deben estar alineados para la consecución de los logros que fijemos.

¿Qué entendemos por visión global? Consiste en comprender una situación con una visión de 360 grados y en 3 dimensiones. Esto engloba la interacción entre las partes implicadas y el impacto que tendrá sobre el entorno en el que se dé dicha situación. Es importante tener una visión global porque asegura una toma de decisiones más certera. La ventaja principal es que nos permite tomar decisiones con conocimiento de causa y coherencia. Su principal inconveniente es la complejidad que conlleva trasladar a la práctica las decisiones que se toman debido a la gran cantidad de variables que se han considerado para determinar dicha visión global. Esto nos lleva a la denominada agudeza estratégica, el arte para dar forma a todas estas informaciones, aparentemente inconexas para terceros. Dicha agudeza estratégica está vinculada directamente con la toma de decisiones acertadas y la consecución de los objetivos deseados.

Debemos saber que los objetivos, independientemente del tipo que sean, sirven de guía, determinan límites, orientan sobre los resultados deseados y deben marcar las etapas del proceso de su consecución. Es importante tener claros los criterios de cada tipo de objetivo. El objetivo general debe ser único y sus criterios son: – Cualitativo. Debe indicar calidad. – Integral. Debe ser capaz de integrar los objetivos específicos y para ello debe estar encabezado por un verbo de mayor nivel. – Terminal. Debe definir un plazo.

El objetivo específico atiende a logros parciales que en conjunto con otros de la misma tipología, permiten garantizar el cumplimiento del objetivo general. Sus criterios son:
– Claridad. El lenguaje en el que se encuentran redactados debe ser claro y preciso. – Factibilidad. Los objetivos deben poder ser cumplidos a través de la metodología seleccionada. – Pertinencia. Deben relacionarse lógicamente con el problema a solucionar.

En esta unidad hemos aprendido cómo construir una visión global que nos ayude a orientar nuestra estrategia digital. Hemos entendido las principales diferencias conceptuales y de criterio entre objetivos generales y específicos, diferencias que son clave a la hora de fijarlos.

A lo largo de los contenidos de este módulo has trabajado en detalle actitudes tales como: La capacidad analítica crítica que nos ayudará a comparar, sintetizar, interpretar y evaluar la información y su relación con la toma de decisiones. El análisis y la resolución de problemas, para crear escenarios, valorar alternativas y definir planes de control sobre las soluciones propuestas. También el storytelling como herramienta clave en la comunicación digital. La mentalidad transmedia enfocada a generar la mejor experiencia de usuario y a desarrollar la narrativa adecuada para comunicarse, relacionarse y colaborar de forma eficiente con herramientas y en entornos digitales. Por último, también has aprendido a desarrollar una visión estratégica vinculada a los objetivos que, en entornos digitales, deben enfocarse a aportar las soluciones que los usuarios o usuarias necesitan.

Agradecemos tu dedicación e interés a lo largo de todo el curso de Competencias Digitales para Profesionales y esperamos verte pronto visitando nuevos contenidos formativos en Google Actívate.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar